NEUROMAGIA
  EL OBSERVADOR
 

Clave 2 de NEUROMAGIA


El ojo de Dios como observador

Que mejor ojo que el de Dios, universo o mente superior, para que nos observe. ¿Se imagina que un Dios lleno de amor le observe? Cuanto de esa observación puede trasformarnos a nosotros? 

El movimiento mayor cubre al menor, lo estático se vuelve invisible al ojo, el observador transforma a lo observado.
No se quede quieto, muévase y muévase ligero, entonces el ojo de Dios lo mirara y si El lo mira comenzara a ser transformado por su mirada.

 

Elegir a Los observadores

También esos pequeños dioses que nos rodean con su poder de observadores transformadores de lo observado, ellos también lo miran a usted. Vigile quien lo observa, elija también a aquellos que lo aman, póngase delante de aquellos que lo aman, provocará cambios tremendos en su vida.

 

Nosotros mismo como Observadores de nuestro ser

Aquí creo el más importante observador, uno mismo.
Nosotros saliendo unos metros de nuestro cuerpo terrenal, situándonos sobre nosotros para observarnos, y vernos.
¿Cómo nos vemos? Es completamente importante nuestra propia mirada, pues, ella modificara continuamente nuestro ser.
Y aquí entra en juego los filtros con que nos miramos, considerando que el mapa no es el territorio, ya que al ingresar la información de lo percibido, se modifica por el filtro de nuestra creencia, también la propia mirada a nuestra persona es modificada por las creencias personales.

Cuando miramos a otro ser, somos capaces de entenderlo, porque consideramos que tiene filtros de creencias generadas por su historia personal, que por tal razón actúa hoy como lo hace, entonces lo entendemos, lo aceptamos y lo amamos, y nuestra mirada de amor tiene el poder de modificarlo, inconciente y también concientemente ya que al notar nuestra mirada le producen cambios en su interior. 
Ese mismo entendimiento es que  debemos alcanzar al mirarnos a nosotros mismos. 
Considerar que somos lo que somos y actuamos como actuamos por la experiencia subjetiva, por las creencias adquiridas, limitantes y expansivas, entonces yo como observador comienzo a entender y a aceptar y a amar a mi yo observado. Mi propia mirada es capaz de transformarme.

 

Lo visual y el ojo, la mente y el cerebro, la palabra y lo que se dice

No es lo mismo el canal visual que el ojo, este último es una herramienta para percibir las imágenes del exterior que utiliza este canal. Lo visual es mucho más que del ojo. El canal visual se encuentra en la mente, en la inteligencia, allí vemos, desde allí podemos imaginar, podemos desarrollar una idea visualmente. Extender la imaginación a planos maravillosos aun en planos elevados jamás visto por el ojo físico.
La mente es más que el cerebro, este último es la herramienta. La mente se conecta con lo superior y con lo divino, trascendiendo el plano físico.
La palabra es mas que el decir, la palabra puede existir antes de ser pronunciada, “En el principio era la palabra, y la palabra era con Dios y la palabra era Dios” Juan 1:1
La palabra esta en nuestra mente, como reflejo de la imagen, la palabra es la expresión interna de aquello que vemos.
Primero vemos, luego se crea en la mente la palabra, según esa palabra salida de la idea cuando es pronunciada puede crear una realidad diferente, puede crear un mundo (GENESIS).

Usted quiere saber como funciona esto en usted. Aquí la NEUROMAGIA, sus ojos internos son abiertos en el entendimiento, usted ahora ve. Entiende, comprende, una nueva palabra se forma en su mente interior, y entonces habla la palabra, ella tiene la capacidad de transformar y de crear. 
Desde aquí el ojo del observador es un poder mágico de creación y modificación. Cuando el que observa es capaz de ver con entendimiento y ver con los ojos llenos de luz, la palabra interna es expresada y el objeto observado es trasformado.
En el Génesis Dios tiene una idea, una palabra en si mismo, luego habla la palabra y dice: Sea la luz, y creo la luz, luego de crear decía: “Y vio Dios que la luz era buena”. Aquí encontramos una doble participación de lo visual, primero vio para crear luego para confirmar.

Piense. Cuan importante es verse a uno mismo como observador y crearse y confirmarse, cuan importante es verse y entenderse y hablar la palabra a nuestro favor y cuan mágico resulta.

Somos como nos consideramos que somos, y mostramos al mundo eso que creemos que somos. No vamos a actuar mejor de lo que creemos que podemos. 
El concepto de lo bello es subjetivo al ojo que observa. 
Por lo tanto la belleza propia es personal, podemos cambiar la mirada de nosotros mismos a fin de crearnos y confirmarnos bellos y preciosos ante Dios y el mundo y principalmente delante de mi mismo.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu mensaje:

 
  Hoy 2 visitantes¡Aqui en esta página! Neuromagia, marca y nombre registrado por David Burchkartd, el contenido de este sitio puede ser copiado con el permiso del autor  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

slot machine | william hill | casino | Shoutmix | Casino